domingo, 21 de marzo de 2010

COMPOSICION CREATIVA

COMPOSICION

Para conseguir que un cuadro resulte atractivo es necesario que haya una composición.


La composicion se define como una distribución o disposición de todos los elementos que incluiremos en un diseño o composición, de una forma perfecta y equilibrada.

En un diseño lo primero que se debe elegir son todos los elementos que aparecerán en el, luego debemos distribuirlos, para colocarlos con el espacio disponible. Los elementos pueden ser tanto imágenes, como espacios en blanco, etc. Es muy importante, tener en cuenta de que forma situaremos estos elementos, en nuestra composición, para que tengan un equilibrio formal y un peso igualado.

El peso de un elemento, se determina no sólo por su tamaño, que es bastante importante, si no por la posición en que este ocupe respecto del resto de elementos. Por ejemplo, si queremos hacer destacar un elemento en concreto, lo colocaremos en el centro.




¿Qué entendemos por composición? Componer un cuadro o dibujo no es ni más ni menos que decidir como vamos a distribuir los diferentes elementos dentro de nuestro soporte, para lo cual experimentamos distintas posiciones relativas de unos elementos respecto a otros, valorando los colores y texturas, las luces y las sombras, teniendo en cuenta siempre no solo dimensiones y proporciones de cada línea de un objeto, sino que además, deberemos tener en cuenta las dimensiones y proporciones de un elemento respecto a los otros. Dicho de otra forma Componer un cuadro es estructurar las formas percibidas de acuerdo con leyes de percepción.


Elementos a tener en cuenta en la composición o La representación subjetiva del volumen y el espacio.

  • El equilibrio.
  • La sección áurea.
  • El ritmo modular.
  • La luz y el color.
  • La planificación.
  • La simetría o Asimetría.
  • Contraste.
  • La ley de la balanza.
  • La ley de compensación de masas.


Según que hoja se utilice podrás plantear un dibujo u otro. Sin embargo la composición puede ir impuesta totalmente por el dibujante, dejando márgenes y aprovechando mejor unas u otras zonas del papel o lienzo.

La colocación del dibujo y de sus elementos, en posiciones determinadas, denotan sensaciones. El dibujo apaisado trasmite tranquilidad y solidez. Es apto para describir panorámicos paisajes. Un dibujo vertical demuestra fragilidad. Las ilustraciones en diagonal representan fuerza y dinamismo.

A medida que experimentemos podremos descubrir otros formatos de equilibrio. Para simplificar la teoría. Solamente tenemos que evitar centrar la atención en el centro, colocar la atención ligeramente desplazada, o incluso situarlo en un extremo de la hoja. Tenemos que entender el dibujo como un escenario de teatro donde los elementos se descomponen en profundidades.

Los objetos que están más cerca del espectador, los primeros planos, son más detallados y aumentados. A medida que nos alejamos los trazos se vuelven más imprecisos y pequeños. Una de las herramientas con las que contamos para realizar una buena composición es el número Phi que nos marca la sección áurea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada